Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Redemptoris Mater: Donde se forman los seminaristas para quedarse en Tierra Santa


Este es el seminario Redemptoris Mater de Galilea, la casa donde, desde hace 10 años, se forman los futuros sacerdotes que acompañarán a las comunidades de Oriente Medio.

En este seminario del Camino Neocatecumenal estudian 34 seminaristas de 14 países y 3 ritos distintos: latino, greco-católico y maronita. 

FRANCESCO GIOSUÈ VOLTAGGIO
Rector, Seminario Redemptoris Mater Galilea

“El seminario Redemptoris Mater de Galilea es un seminario diocesano, es decir, para la Iglesia local pero, al mismo tiempo, misionero por lo que estamos dispuestos a ir a cualquier parte del mundo pero especialmente a Oriente Medio porque sabemos que hay una gran necesidad de sacerdotes y misioneros dispuestos a ir a uno u otro país”.

El padre Francesco Giosuè Voltaggio es el rector de este centro. Vive en Tierra Santa desde hace 15 años en los que ha aprendido que los cristianos orientales no solo necesitan ayuda material, sino también apoyo espiritual para que no pierdan la esencia de su fe en medio de tantas dificultades.

FRANCESCO GIOSUÈ VOLTAGGIO
Rector, Seminario Redemptoris Mater Galilea

“Los cristianos orientales son esenciales porque son una presencia viva. Estamos en el monte de las Bienaventuranzas, donde Jesús dijo que no se puede esconder una ciudad asentada sobre un monte. Los cristianos son una luz, son sal y son levadura incluso si son pocos. Precisamente porque son pocos, tienen esta misión de iluminar y de ser un puente en concreto en esta tierra entre el mundo árabe y el mundo judío. La presencia de los cristianos es fundamental”.

Por eso aquí se forma a sacerdotes que contribuirán a fortalecer esa presencia. Uno de ellos es Javier que llegó a este lugar en 2010. Como este joven español, todos los que estudian en este seminario han aprendido árabe y hebreo.

Pero su formación no se reduce al ámbito cristiano. Conocen también la fe y las tradiciones islámica y judía.

JAVIER MARTÍNEZ ALCALÁ
Seminarista

“Nosotros hacemos cursos sobre el Corán para conocer a los musulmanes. Estudiamos el hebreo, conocemos las fiestas hebreas para conocer y amar a los hebreos pero, sobre todo, nosotros vivimos con los árabes cristianos. Esta casa es realmente un puente para el diálogo. Sea con los árabes, con los musulmanes y con los hebreos. Yo creo que es posible porque Jesucristo es capaz de transformar todo”.

En este monte de las Bienaventuranzas, junto al seminario también se levanta la Domus Galilaeae, ideada y proyectada por el iniciador del Camino, Kiko Argüello.

El corazón de este lugar es esta sala, una biblioteca con vistas al lago Tiberíades en la que se conserva este hermoso ejemplar del siglo XV de la Torá que atrae a visitantes de todo el mundo, especialmente, judíos. 

ARMANDO MEDINA VARGAS
Vicerrector Domus Galilea

“Creo que en este último año han llegado unas 12.000 o 13.000 personas, 12.000 judíos, además de otros visitantes de todo el mundo”.

De esta forma este centro de peregrinación y retiro del Camino Neocatecumenal se ha convertido en un auténtico punto de encuentro para los diferentes pueblos de la Tierra Santa. Una casa de puertas abiertas en el mismo monte en el que Cristo pronunció el sermón de la montaña.