Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa pide diálogo para detener crisis humanitaria en Siria


Durante el ángelus del domingo, el Papa hizo un nuevo llamamiento a la paz en Siria y pidió ayuda a la comunidad internacional. 

FRANCISCO
“Esto es doloroso: soplan vientos de guerra y llegan noticias inquietantes sobre el riesgo de una catástrofe humanitaria en la querida Siria, en la provincia de Idlib. Renuevo mi sincero llamamiento a la comunidad internacional y a todas las partes interesadas para que hagan uso de los instrumentos de la diplomacia, del diálogo y de las negociaciones, en conformidad con el Derecho internacional humanitario, y para salvaguardar la vida de los civiles”.

Las palabras del Papa se suman a la reciente petición de la ONU a Rusia, Irán y Turquía para que eviten una batalla en Idlib que podría afectar a millones de personas. 

El Papa también reflexionó sobre el Evangelio del domingo. Invitó a no dejarse atrapar por las tentaciones de la vida mundana. Dijo que la verdadera religión pasa por el encuentro con quienes lo necesitan, sin encerrarse en uno mismo ni abandonándose al pecado. 

FRANCISCO
“El hipócrita es un mentiroso, no es auténtico”.
“En realidad, un hombre o una mujer que vive en la vanidad, la avaricia y la soberbia y que al mismo tiempo cree y se hace ver como religioso e incluso condena a otros, es un hipócrita”.

El Papa concluyó explicando que la Palabra de Dios puede purificar el corazón, las acciones y las relaciones con Dios y con los demás.