Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“San Óscar Romero está en el corazón de cada uno de nosotros”


Aunque eran 7 santos de cuatro nacionalidades, si hubo una bandera que ondeó con fuerza en la plaza de San Pedro fue la de El Salvador, azul y blanca.

Del país llegaron hasta Roma unos 5.000 salvadoreños más otros tantos que viajaron desde distintos puntos de Europa. Algunos ya mayores, que son los que vivieron los tristes acontecimientos que precipitaron el asesinato del obispo. 

María Julia tuvo que huir de su casa a causa de la guerra y recuerda muy bien cómo Óscar Romero se convirtió en la voz de los más pobres.

MARÍA JULIA HERNÁNDEZ
“Él defendía a los campesinos. Yo también era campesina. Me sentía bien porque había un hombre de que defendía al campesino y a los pobres”.

Otros, más jóvenes como Sara, aunque no le conocieron, llevan en el corazón las palabras del obispo mártir.

SARA ABIGAIL ARTOLA
“Es un ejemplo a seguir. Es como decía, “la voz de los sin voz”. Él dijo: 'Yo sé que me van a matar pero yo sé que voy a resucitar en mi pueblo' y hoy lo estamos viendo. Está en cada uno de nosotros, en nuestros corazones”.

Estas hermanas crecieron escuchando sus homilías. Dicen que Romero es un símbolo de paz y defensa de los derechos humanos.

CLARA RAQUEL LÓPEZ AGUILAR
“Significa justicia, igualdad, lucha por los derechos humanos. Eso es lo que el significa para mí y para mi país”.

MARÍA LILIAN LÓPEZ AGUILAR
“No le conocí pero fui criada con sus homilías, fui criada con su palabra. Todos queremos un mundo lleno de justicia. Un país, un El Salvador con más igualdad en derechos. Un El Salvador que no pisotee los derechos de las mujeres y de las niñas. Monseñor Romero representa todo eso en nuestro país”.

El valor de las palabras de San Romero de América es algo que ha dejado una profunda huella en todos los que vivieron aquellos terribles momentos de guerra en El Salvador. 

BALTASAR MONTES
“Yo tuve la oportunidad y la dicha de estar en dos misas en la catedral. Cuando escuché sus homilías realmente me llenaron de paz, de emoción... Siempre estaba pendiente de sus homilías, las tengo recolectadas todas”.

Cada uno de estos peregrinos tiene una historia personal y única que lo vincula a San Óscar Romero, el que ya es primer santo de El Salvador y un ejemplo universal de amor hasta dar la vida.