Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Chaire Gynai, el centro de refugiadas que pidió el Papa Francisco


Esta casa en Roma ofrece alojamiento y manutención a mujeres refugiadas de todo el mundo. El proyecto se llama “Chaire Gynai” que en griego significa: “Bienvenidas mujeres”.

Fue una petición del Papa Francisco que han llevada a cabo las Hermanas Misioneras Scalabrinianas. Acogen a madre solteras o mujeres jóvenes que se han visto obligadas a huir de sus países. Sor Eleia vino desde Brasil para participar en este proyecto.

SOR. ELEIA
Hermana Scalabriniana, Proyecto “Chaire Gynai”
“Empezamos este proyecto en junio y trabajamos en esta casa. Hemos acogido a trece mujeres y a siete niños. Somos en torno a veinte. Las mujeres proceden de distintos países, pero principalmente del continente africano”.

Pueden quedarse desde 6 meses hasta un año, el tiempo que el centro y los psicólogos estimen que necesita cada mujer para tener una estabilidad, afrontar el pago de un alquiler, e integrarse en la sociedad.

SOR. ELEIA
Hermana Scalabriniana, “Proyecto Chaire Gynai”
“Un día normal comienza pronto. Las mujeres salen de casa sobre las siete, incluso un poco antes, porque para participar en este proyecto deben tener un trabajo. Un pequeño trabajo que nosotros después ayudamos a mejorar”.

Cuando las mujeres y los niños regresan al centro de sus trabajos y del colegio, cenan todos juntos. Son una pequeña familia.  

TABITHA KASONGO
Refugiada, Proyecto “Chaire Gynai”
“Estoy muy a gusto en esta casa. Nos respetamos entre nosotras y el respeto es fundamental. Lo que más me gusta de aquí es eso, el respeto que hay”.

Tabitha tenía ocho años cuando tuvo que abandonar el Congo junto a su familia para venir a Italia. Su madre era una refugiada política. Ahora ella está en Roma con su hija de tres años.

TABITHA KASONGO
Refugiada, Chaire Gynai
“Desde que era muy pequeña mi sueño siempre fue ser periodista. Ese es mi sueño y espero poder cumplirlo en un futuro”.

Ella tiene un sueño, como también lo tendrán todos estos pequeños que acompañan a sus madres en este periodo transitorio de adaptación y que gracias a proyectos como este, tendrán más posibilidades de poder cumplirlos en un futuro.