Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Cuántos chismes destruyen por ser inoportunos


En la Ciudad Eterna está llegando poco a poco el frío pero eso no apagó el entusiasmo de los peregrinos. 

En su catequesis, Francisco explicó el sentido del octavo mandamiento, que prohíbe mentir. Dijo que se puede mentir de muchas formas, no solo con palabras, y que sus consecuencias son graves.

FRANCISCO
“Es grave vivir de “comunicaciones” no auténticas, porque impide las relaciones recíprocas y el amor al prójimo. La comunicación entre las personas no es solo con palabras, sino también con gestos y actitudes, hasta con silencios y ausencias; se comunica con todo lo que uno hace y dice”.

También dijo que no se trata de decir cualquier verdad sino de actuar con justicia. Además, se puede estar “sinceramente en el error”; es decir: que se piensa tener razón cuando no es del todo cierto.

FRANCISCO
“A veces nos justificamos diciendo: 'Pero dije lo que sentía'. Sí, pero has 'absolutizado' tu punto de vista. O también: 'Solo dije la verdad'. Puede ser, pero has revelado hechos personales o reservados. Cuántos chismes destruyen la comunión por ser inoportunos o por falta de delicadeza”.

El Papa advirtió contra un grave peligro: el de la inoportunidad. Revelar verdades sobre los demás a personas que no tienen por qué saberlo.

FRANCISCO
“Atención. El chismoso, la chismosa es un terrorista porque con su lengua lanza la bomba y se va. Y esto que ha dicho, esa bomba que lanza, destruye la fama de otros y él se va tranquilo”.

El Papa recomendó seguir el ejemplo de Cristo, que reveló sin tapujos quién era; con hechos y palabras, aunque esto le costó la muerte. De esta forma aconsejó redescubrir el significado de llevar una vida auténtica.