Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Un niño interrumpe al Papa, para tocar las manos de un Guardia Suizo


Este pequeño no tuvo reparos en subir los escalones de la gran aula de audiencias para comprobar si el firme guardia suizo era real o era una estatua. 

Su madre intentó venir a llevárselo pero el pequeño no aceptó. “Es argentino, indisciplinado”, bromeó el Papa. 

Luego, el niño llamó a su hermana y comenzó a correr a sus anchas por el escenario, mientras el monseñor que hablaba al intentaba contener la risa. 

El Papa sorprendió a todos cuando explicó lo que estaba ocurriendo. 

“Este chico no puede hablar, es mudo, pero sabe comunicar. Sabe expresarse. Y tiene una cosa que me hizo pensar. Es libre. Indisciplinadamente libre... Pero es libre. Y me hizo pensar a mí, ¿Yo soy también libre así delante de Dios? Cuando Jesús dice que tenemos que hacernos como niños, nos dice que tenemos que tener la libertad que tiene un niño delante de su padre. Creo que nos predicó a todos este chico. Y pidamos la gracia de que pueda hablar”.