Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a embajadores: “Tenemos responsabilidad de acoger a quienes buscan un futuro mejor”


Diez embajadores, han presentado sus cartas credenciales al Papa. Son de Islandia, Cabo Verde, Suiza, Bahamas, Qatar, Estonia, Granada, Gambia, Malta y Turkmenistán.

El Papa les dio la bienvenida con un especial discurso.

FRANCISCO
“La comunidad internacional ha celebrado recientemente un importante aniversario: hace setenta años, durante este mes, se adoptó la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Hombre. Este documento fundamental sigue guiando los esfuerzos de la diplomacia internacional para garantizar la paz en el mundo y promover el desarrollo integral de cada individuo y de todos los pueblos. Los dos objetivos son, de hecho, inseparables”.

El Papa habló de la labor de la Iglesia sobre los Derechos Humanos en situaciones de guerra, pobreza, discriminación y migración. Explicó que la Iglesia está trabajando con las partes involucradas para encontrar soluciones a estos problemas que afectan a millones de personas.

FRANCISCO
“Ninguna solución humanitaria eficaz a ese problema puede ignorar nuestra responsabilidad moral, con la debida atención al bien común, para acoger, proteger, promover e integrar a aquellos que llaman a nuestras puertas en busca de un futuro seguro para ellos y para sus hijos”.

El Papa les deseó lo mejor en sus nuevos cargos y expresó la disponibilidad de la Curia Romana para colaborar y ayudarles en su trabajo.