Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en audiencia: Mejor ser ateo que ir a la Iglesia odiando a todo el mundo


Primera audiencia general de este 2019 y primeros saludos, regalos y abrazos del año para el Papa Francisco. 

También, como no, los peregrinos le tenían reservado un mate.

Hacía frío en la Ciudad Eterna y por eso, la audiencia general tuvo lugar una vez más en el Aula Pablo VI.

Francisco retomó el ciclo de catequisis sobre el Padrenuestro. Explicó que Cristo entregó a los discípulos esta oración junto con las Bienaventuranzas como enseñanzas que suponen una auténtica revolución.

FRANCISCO
“Esta es la revolución del Evangelio. Donde está el Evangelio hay revolución”. “Es como si Jesús dijese: “¡Adelante vosotros que lleváis en el corazón el misterio de un Dios que ha revelado su omnipotencia en el amor y en el perdón!”.

El Papa dijo que el amor se convierte así en un amor sin límites para todos, también para los pecadores. Por eso, Francisco invitó a rezar a Dios no como los hipócritas sino como lo haría un auténtico hijo.

FRANCISCO
“Los paganos piensan que hablando, hablando, hablando y hablando se reza. También yo pienso en muchos cristianos que rezan, -y perdonadme-, hablando a Dios como si fueran un papagayo. No, rezar se hace desde el corazón, desde dentro”.

Dios precisamente entregó el Padrenuestro y las Bienaventuranzas a los más sencillos, no a aquellos arrogantes que rezan para que los vea la gente. Por eso, el Papa lanzó esta reflexión.

FRANCISCO
“Cuántas veces vemos el escándalo de aquellas personas que van a la Iglesia, -y se pasan el día allí o van todos los días-, y después viven odiando a los demás o hablando mal de la gente. Esto es un escándalo. Es mejor no ir a la Iglesia. Vive así, como un ateo. Pero si vas a la Iglesia vive como un hijo, como un hermano, y da un auténtico testimonio, no un contratestimonio”.

Al concluir esta primera audiencia del año le esperaba al Papa una sorpresa muy especial: este circo de Cuba. 

Deleitaron a todos los peregrinos con estas acrobacias e incluso invitaron a Francisco a participar en la actuación.

El Papa les agradeció que hubieran llevado hasta el Vaticano esta forma de arte, que es una belleza capaz incluso de conducir a las personas hasta Dios.