Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La iglesia de Magdala dedicada a María Magdalena y las mujeres de la Biblia


Este es el pueblo natal de María Magdalena. Está en Galilea, donde Cristo predicó durante los tres últimos años de su vida y donde además obró varios milagros. 

En este complejo, el Magdala Center, además de la famosa sinagoga donde se cree que pudo haber estado el mismo Jesús, los Legionarios de Cristo han construido una iglesia muy especial en honor a todas aquellas mujeres que siguieron las huellas del Salvador por estos parajes. 

P. JOSÉ FÉLIX ORTEGA
Vice Chargé Pontifical Institute Notre Dame de Jerusalén
“Dentro de la predicación de Jesús es muy importante el papel de la mujer. Hemos querido dedicar este atrio a las mujeres. Hay un grupo de mujeres que sabemos por los Evangelios que acompañan a Jesús en su predicación y está dedicado a esas mujeres. Y hay una columna que está en blanco, que no está dedicada a nadie, porque queremos que cada mujer que viene aquí sienta que está dedicada a ella. Es una de las columnas que forman la base de esta iglesia”.

No podía faltar entre estos pilares el dedicado a María Magdalena, la apóstol de los apostóles, la primera en anunciar la Resurrección de Cristo.

A ella también está dedicada esta capilla cuyo mosaico narra su primer encuentro con Cristo, un momento decisivo que cambia para siempre la vida de María Magdalena. 

Otra de las capillas evoca la resurrección de la hija de Jairo. El Evangelio narra que Jesús asegura a sus padres que la niña solo está dormida. Con su “Talitá kum” Jesús la levanta de entre los muertos. 

Este templo está lleno de pequeños detalles que hacen que el peregrino se sienta casi como un cristiano del siglo I. La iglesia está orientada al Mar de Galilea y su altar es esta barca que emula a aquellas con las que pescaba el propio Cristo.

 P. JOSÉ FÉLIX ORTEGA
Vice Chargé Pontifical Institute Notre Dame de Jerusalén
“Todos los peregrinos que vienen quedan muy impactados por este altar. No sé si existe ningún otro altar en forma de barca. Posibilemente es el único y les ayuda mucho a entender. El arte nos ayuda a entender la fe. Aquí uno con facilidad entiende que Jesús en su barca hoy sigue predicando así como predicó en la barca de Pedro así hoy también nos sigue predicando. El arte transmite con mucha facilidadd la fe a los peregrinos”.

En esta ubicación y con este altar, la iglesia no podría llamarse de otra forma: “Duc in Altum, Rema mar adentro”, la invitación que hace Jesús a sus discípulos a echar las redes sin miedo.