Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Seis medidas contra los abusos en la Iglesia


Yago de la Cierva es experto en comunicación de crisis. Por eso, ha seguido de cerca la crisis de abusos en la Iglesia y tiene estas propuestas para afrontarlos.  

SANCIONAR A LOS RESPONSABLES 

La primera medida que propone es sancionar a los obispos que no actúen contra abusadores culpables. 

YAGO DE LA CIERVA
Profesor de Comunicación de Crisis, Pontificia Universidad de la Santa Croce
“En primer lugar hay que asegurar que los responsables de abusos y de encubrimientos son castigados. Hasta ahora la Iglesia ha castigado a los sacerdotes que se ha demostrado que eran culpables, pero la Iglesia todavía no castiga del mismo modo a los obispos. Y por lo tanto, es necesario asegurar la responsabilidad de los obispos”.

MECANISMOS DE CONTROL

Explica además que las medidas actuales son las adecuadas, pero que en muchos lugares no se aplican. 

YAGO DE LA CIERVA
Profesor de Comunicación de Crisis, Pontificia Universidad de la Santa Croce
“No basta dictar normas si no se llevan a la práctica y se controla que se llevan a práctica”. “Hay países donde las reformas se han llevado a la práctica, y hay países donde se ha quedado en papel muerto, se han creado protocolos pero no se han llevado a la práctica. La Iglesia lo que tiene que hacer es pensar en cómo controlar que las normas que hemos dictado, se llevan a la práctica”.

DEDICAR RECURSOS

Yago de la Cierva aconseja también que la lucha contra los abusos sea una prioridad a la hora de asignar recursos y personal. 

YAGO DE LA CIERVA
Profesor de Comunicación de Crisis, Pontificia Universidad de la Santa Croce
“Hace falta asegurar por un lado que si decimos que el tema de los abusos es importante, dedicamos todos los recursos necesarios para tramitar las causas con diligencia. Por lo tanto se necesitan más personas, más jueces, más personal auxiliar para que las causas se juzguen cuanto antes”.
“La Iglesia no puede mantener más de 2.000 casos esperando a juicio, porque es un manifiesto caso de injusticia”.

LAS NORMAS DEBEN SER PÚBLICAS

La política general es “Tolerancia cero”, pero explica que si no se concreta, puede dar lugar a abusos de poder. 

YAGO DE LA CIERVA
Profesor de Comunicación de Crisis, Pontificia Universidad de la Santa Croce
“¿Qué quiere decir “Tolerancia cero”? ¿Tolerancia cero es que ante el primer error te echan del sacerdocio?, ¿y cómo es ese error?, ¿es un error leve, mediano, grave, muy grave?. Entonces, “Tolerancia cero “ es un lema, pero no puede quedarse en un eslógan”. “Hay que determinarlo. Y las leyes tienen que ser públicas. Y los tribunales tienen que ser públicos”.

NO COLABORAR CON EL CORRUPTO

Explica que en circunstancias normales los obispos deben colaborar con la justicia. Pero deben ser cautelosos en países donde los tribunales no son independientes.

YAGO DE LA CIERVA
Profesor de Comunicación de Crisis, Pontificia Universidad de la Santa Croce
“La Iglesia tiene que colaborar con las autoridades públicas...”
“Como principio está bien, es inspirador. Pero hay muchos problemas que están relacionados y... Es decir, ¿qué pasa si un tribunal manifiestamente sentencia contra la justicia?”
“Entonces, ¿qué quiere decir colaborar con el Estado? Los obispos necesitan saberlo porque una cosa...”
“No todos los Estados son iguales”. Hay Estados con jueces honrados y hay estados o con jueces manipulados por el poder político. Eso hace falta aclararlo”.

AFRONTAR LAS CAUSAS

Desde el pontificado de Juan Pablo II, la Iglesia indica a los obispos que no deben admitir al sacerdocio a personas con tendencias homosexuales arraigadas. Y requiere comprobar la madurez afectiva durante los años de seminario.

CONCLUSIÓN

El Papa Francisco suele utilizar la expresión “abusos de conciencia, de poder y sexuales”, para indicar las tres facetas del problema. 

En cuanto al encubrimiento de estos delitos, el Papa invita a erradicar la causa más frecuente: el clericalismo y la falta de escucha a las víctimas. Darse cuenta del daño causado a personas concretas es el estímulo más poderoso para erradicar el problema.