Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Ex ministra iraquí: Yo, cristiana de Bagdad, protegí en mi casa a musulmanes cuando llegó Daesh


Los años de oscuridad y brutalidad del autodenominado Estado Islámico han dejado heridas profundas que tardarán en sanar, sobre todo, entre las comunidades yazidíes y cristianas. Pascale Warda, cristiana y ex ministra iraquí, lleva meses escuchando y recopilando los testimonios de las torturas que han sufrido, especialmente, las mujeres.

PASCALE WARDA
Hammurabi Human Rights Organization
“Muchas mujeres cristianas vivieron esto también. Ellas también fueron torturadas. Todo lo que hemos escuchado que le hicieron a las yazidíes se lo hicieron a las cristianas, solo que las cristianas fueron menos que las yazidíes”.

Cientos de estas mujeres siguen desaparecidas. Algunas han podido ser rescatadas de los últimos reductos que quedan del ISIS. Militarmente los terroristas están casi derrotados pero el temor de que puedan volver a recomponerse si no se combate la mentalidad yihadista de raíz sigue presente.

PASCALE WARDA
Hammurabi Human Rights Organization
“Ese espíritu existe esta ahí y los musulmanes que no ven a sus vecinos como hermanos, como ciudadanos, como compañeros en la misma tierra y con los mismos derechos, podrían hacer lo mismo en cualquier momento. La gente de buena voluntad no debe aceptar esto”. “Mosul nunca ha estado sin cristianos. Muchos allí se confiesan entristecidos por no ver a cristianos allí. Comunidades enteras se fueron juntas o se convirtieron en otra cosa mientras el ISIS estuvo allí”.

En 2017 la ciudad fue liberada del yugo de los extremistas pero el regreso de los cristianos está siendo lento ya que buena parte de Mosul sigue prácticamente en ruinas. 

Pascale aboga por un compromiso político en el que se respeten y reconozcan los derechos de todos los iraquíes para poder reconstruir el país también de la debacle moral.

PASCALE WARDA
Hammurabi Human Rights Organization
“Tenemos que respetar esta convivencia, esta fraternidad porque nos sentimos hermanos. Cuando llegó el Daesh yo, cristiana de Bagdad recibí en mi casa a musulmanes chiítas y sunitas para protegerlos en mi casa y no dejar que los mataran”.

La ex ministra iraquí visitó Roma para participar en este encuentro sobre el futuro de las minorías religiosas en Oriente Medio que fue organizado por la Fundación Promoción Social.