Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Señalar los errores de la Iglesia es de buen hijo, acusar sin amor es del diablo


Antes de comenzar la audiencia general el Papa fue a la basílica de San Pedro para saludar a 2.500 peregrinos de la diócesis italiana donde nació San Pío; el Padre Pío.

Les dijo que recuerda la visita que hizo a esa tierra en 2018 y que le impresionó mucho. Pero también destacó una característica esencial del padre Pío: vivió en tiempos difíciles para la Iglesia, pero nunca hizo crítica destructiva.

FRANCISCO
“Él amó la Iglesia como era, no la destruyó con la lengua, como está de moda hoy. Quien ama la Iglesia sabe perdonar porque sabe que él mismo es pecador. No se puede vivir toda la vida acusando, acusando, acusando a la Iglesia. ¿La profesión de acusador de quién es? ¿Quién es el 'gran acusador' que cita la Biblia? No entiendo. No oigo bien. El diablo. Y quienes se pasan la vida acusando, acusando, acusando, son... no diré hijos, porque el diablo no tiene, pero amigos, primos, parientes del diablo ¿no? No. Esto no está bien. Se deben señalar los defectos para que se corrijan, pero cuando se señalan los defectos, se denuncian los defectos, se ama a la Iglesia. Sin amor, eso es del diablo”.

Al terminar se entretuvo unos minutos saludando personalmente a decenas de peregrinos antes de ir al aula Pablo VI para impartir su catequesis semanal.