Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco a asociación juvenil: Gracias por promover un turismo no basado en el consumismo


Francisco mantuvo un encuentro en el Aula Pablo VI con los miembros del Centro Turístico Juvenil.

“El 23 de abril, 150 jóvenes partieron en tren hacia Ginebra dando lugar así a la idea de crear, dentro de la juventud italiana de Acción Católica, una obra nacional dedicada al turismo”.

Desde entonces esta asociación italiana promueve entre los jóvenes una forma de hacer turismo que suponga implicarse con el lugar que se visita y con sus gentes, algo que elogió el Papa Francisco.

FRANCISCO
“Con esta finalidad promueve el turismo vuestra asociación. Es un turismo, no inspirado en los cánones del consumismo o deseoso solo de acumular experiencias, sino capaz de favorecer el encuentro entre las personas y los lugares y de hacer crecer la conciencia y el respeto recíproco”.

El Papa también reconoció el trabajo de esta asociación que consigue tender lazos de amistad entre los jóvenes a través del turismo. Dijo que gracias a estas actividades muchos pueden recuperar la motivación perdida.

FRANCISCO
“Precisamente a la luz de vuestra espiritualidad, desde el Centro Turístico Juvenil podéis haceros compañeros de viaje de muchos de vuestros coetáneos. Les podéis ayudar a recuperar el entusiasmo que ya no perciben porque está sepultado entre los escombros del desencanto o el polvo de los malos ejemplos”.

Por último, Francisco pidió a los miembros de esta organización que sean auténticamente católicos, es decir, personas abiertas al mundo y al encuentro con los demás.