Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Dios quiere que haya fraternidad entre musulmanes y católicos


Cada miércoles, antes de que inicie la catequesis de Francisco, algunos pequeños pueden subir al papamóvil con él para acompañarlo mientras saluda a los peregrinos. Esta semana les ha tocado en suerte a estos.

Luego, el Papa interrumpió su ciclo de catequesis sobre el Padrenuestro para recordar por qué considera que fue importante su reciente viaje a Marruecos.

FRANCISCO
“Pero alguno se puede preguntar por qué el Papa va a ver a los musulmanes y no solo a los católicos. Lo que Dios quiere es que haya fraternidad entre nosotros y, por eso, de modo especial, hice este viaje para estar con nuestros hermanos musulmanes, hijos de Abraham, como nosotros”.

Recordó que los católicos no son los únicos creyentes en el mundo y reflexionó sobre ello. También dijo que la variedad de credos no debe separar.

FRANCISCO
“¿Pero por qué Dios permite que haya muchas religiones? Dios ha querido permitirlo. Los teólogos de la escolástica decían: La 'voluntas' permisiva de Dios. Ha querido permitir esta realidad. Hay muchas religiones que nacen de la cultura pero siempre miran al Cielo, miran a Dios . No debemos asustarnos de la diferencia, Dios lo ha permitido, pero sí que nos debemos asustar si no trabajamos por ser hermanos, por ir juntos en la vida”.

Francisco dijo que durante el viaje quiso hablar de la cuestión de las migraciones. Marruecos es la última etapa de muchos que intentan llegar hasta Europa.

Por eso desde allí pidió que no se dañe la dignidad de los migrantes, porque ser migrante no es un adjetivo: los migrantes son personas.

FRANCISCO
“A mí no me gusta decir 'migrantes'; me gusta más decir 'personas migrantes'. ¿Sabéis por qué? Porque 'migrante' es un adjetivo. En cambio, 'personas' es un sustantivo. Hemos caído en la cultura del adjetivo. Utilizamos muchos adjetivos y nos olvidamos a menudo de los sustantivos, es decir, de la sustancia. El adjetivo va junto al sustantivo, a 'persona'. Es decir, 'migrante' no, una 'persona migrante'. Así hay respeto”.

Marruecos, de hecho, también fue el escenario de la firma de un gran pacto mundial de la ONU sobre las migraciones. 

El próximo viaje internacional del Papa será a Bulgaria y Macedonia del Norte del 5 al 7 de mayo.