Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a adolescentes: Cuando te conviertes en esclavo del celular pierdes tu libertad


El Papa Francisco se reunió con un grupo de adolescentes que lo esperaban así... Son estudiantes de una escuela secundaria de Roma, el liceo Visconti. El centro celebra este año los 450 años del nacimiento de San Luis Gonzaga cuyas reliquias reposan en el recinto de este centro, uno de los más antiguos de Roma.

El Papa les dirigió un discurso sin papeles en el que les animó a realizar sus estudios con pasión y a no caer en la indiferencia. También les pidió que fomenten el respeto en sus ambientes, que no tengan miedo de la diversidad y que promuevan valores.

FRANCISCO
“El valor universal de la fraternidad que se basa en la libertad, en la búsqueda honesta de la verdad, en la promoción de la justicia y de la solidaridad, especialmente, de cara a las personas más débiles”.
“Id adelante con valor por este camino. No es fácil. Pero es el único camino capaz de ofreceros frutos”.

Francisco también se refirió a San Luis Gonzaga, patrón de la juventud y de los estudiantes, un joven capaz de tomar decisiones importantes, dijo. Por eso, pidió a los profesores que ayuden a sus alumnos a poder hacer lo mismo.

Después hizo una petición a estos adolescentes.

FRANCISCO
“Liberaos de la dependencia del celular, por favor. Seguramente habéis escuchado hablar del drama de las dependencias. “Sí, padre”. Es una dependencia del ruido: si no hay ruido no me siento bien. Cuando te conviertes en esclavo del celular, pierdes tu libertad”.

Francisco también les animó a amar al prójimo sin ningún miedo porque el amor supera cualquier obstáculo. Por último, les invitó a soñar a lo grande, sobre todo, para poder hacer del mundo un lugar mejor.