Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Unión Internacional de Superioras Generales: No tenemos una posición sobre las mujeres diácono


Desde el 6 al 10 de mayo las Superioras Generales de todo el mundo se reunirán en Roma para celebrar su vigésimo primera asamblea plenaria bajo el título “Sembradoras de esperanza profética”.

Varias de ellas explicaron en el Vaticano cómo llevan a cabo su trabajo.

SOR CARMEN SAMMUT
Presidenta, Unión Internacional de Superiores Generales (UISG)

“A través de las nuevas tecnologías que hemos instalado en nuestras oficinas podemos llevar a cabo mejor nuestra misión. Por ejemplo, con mejores equipos podemos ayudar más eficazmente a combatir el tráfico de seres humanos, atender a los inmigrantes, proteger el medio ambiente, profundizar en nuestra espiritualidad y ser auténticos apóstoles en el mundo de hoy”.

Estas religiosas destacan que su papel en la Iglesia es fundamental. Por eso, creen que podría cambiar en el futuro para adaptarse a los nuevos tiempos aunque, de momento, no barajan propuestas concretas.

SOR PATRICIA MURRAY
Secretaria Ejecutiva, Unión Internacional de Superiores Generales (UISG)

“Por ejemplo, el tema de las mujeres diácono se planteó hace tres años al Papa, que creó una comisión para estudiarlo. En el futuro el Papa hablará sobre los resultados de esa comisión. Sobre esto nosotras no tenemos una posición en particular. No estamos proponiendo algo concreto, pero estamos trabajando juntas. Creo que el Papa está buscando cómo hacer que la presencia de las mujeres sea más visible pero también más importante dentro de la Iglesia”.

Las superioras religiosas se reúnen cada tres años para compartir sus testimonios y cuestiones importantes tales como qué tipo de ayuda prestar a las religiosas que han sufrido abusos. Su encuentro en Roma también examinará cómo acelerar los procesos de adopción de los niños que están bajo el amparo de congregaciones religiosas.

Gracias a este intercambio internacional, la asamblea puede tratar la vida religiosa desde innumerables ángulos. Así, las superioras generales pueden revitalizar su misión a través de estos encuentros para poder ayudar mejor a cada una de las personas que se cruzan a su paso.