Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Que se agilicen los trámites burocráticos en las adopciones


El Papa mantuvo un encuentro con una organización que desde hace 600 años vela por los niños más indefensos. 

Es el Instituto Hospitalario de los Inocentes de Florencia. Se trata de una institución que acoge a niños sin familia o en situaciones de riesgo, procurándoles el calor de un hogar y todo lo necesario para una vida lo más normal posible.

A estos pequeños se les conocía como “los niños de la medalla partida”. Ellos conservaban la mitad de una medalla, y a las madres que los abandonaban se les daba la otra mitad. Así, podrían reconocer a sus propios hijos si alguna vez los buscaban.

FRANCISCO
“Hoy en el mundo hay tantos niños que, idealmente, tienen la mitad de la medalla. Están solos: son víctimas de la guerra, víctimas de las migraciones, niños no acompañados, víctimas del hambre... Son niños con la mitad de la medalla. ¿Quién tiene la otra mitad? La Madre Iglesia. Nosotros tenemos la otra mitad”.

El Papa deseó que se fomenten en todo el mundo instituciones como esta, que se hacen cargo de niños abandonados y les ayudan a encontrar una familia. Francisco pidió ayuda para impulsar una “cultura de la adopción”.

FRANCISCO
“Muchas veces hay gente que quiere adoptar niños, pero la burocracia es tan grande... cuando no está la corrupción de por medio, que se paga y...Ayudadme con esto, a sembrar la conciencia de que tenemos la otra mitad de la medalla del niño”.

Por eso, Francisco recordó que hay muchas familias a las que les gustaría tener un hijo y muchos niños que a causa de las guerras, el hambre o las migraicones se han quedado solos.