Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco celebrará el lunes una misa por los refugiados y migrantes


El Papa Francisco celebrará el lunes a las 11 de la mañana, en la basílica de San Pedro, una misa con refugiados, migrantes y voluntarios con motivo del sexto aniversario de su viaje a Lampedusa. 

En esta isla el Papa denunció hace 6 años la “globalización de la indiferencia”. Una idea que repitió en su reciente videomensaje para preparar la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que se celebrará 29 de septiembre.

FRANCISCO
No se trata solo de emigrantes, se trata de no excluir a nadie. El mundo actual es cada vez más elitista, y cada día es más cruel con los excluidos.

Francisco ha viajado hasta algunos focos de la crisis migratoria. Estuvo en Lesbos y allí acogió a un grupo de familias de refugiados que se llevó al Vaticano; rezó por los emigrantes en la frontera entre México y Estados Unidos; y también visitó Myanmar, para abrazar a la comunidad rohingya que se ha visto forzada a huir a los países vecinos. 

Francisco sigue llamando a buscar puntos en común. 

FRANCISCO
Salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los camino para invitar a los excluidos

Lejos de resolverse, la crisis migratoria se está agravando en algunos lugares del planeta. Por ejemplo, en Europa, donde países como Italia o España están impidiendo a ONG's como “Sea Watch” o “Open Arms” continuar rescatando a refugiados a la deriva en el Mediterráneo.

GIORGIA LINARDI
Sea Watch
“Apreciamos las posturas tomadas en el pasado por el Papa sobre el respeto y a la defensa de los migrantes y refugiados. Creemos que en este momento, por desgracia, hay que decir que cualquiera que defiende lo que se debe defender, que cumple el propio deber y que contribuye al Estado de Derecho, está realizando un acto de coraje”.

La Misa del lunes no estará abierta al público. Se trata de una celebración en la que el Papa quiere dedicar su atención exclusiva a los migrantes, refugiados y a voluntarios y socorristas. 

Participarán en total unas 250 personas.