Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa permite que los guardias suizos se casen mientras sirven en el Vaticano


La Guardia Suiza tiene un horario riguroso pues debe proteger continuamente al Papa. Sin embargo, también tienen una vida personal. Y por eso, veinte de ellos están casados. 

Brenda, Janik y Veronika son mujeres de guardias suizos y viven con ellos en el Vaticano. Cada una tiene tres hijos. 

BRENDA
"Vivir aquí es una gran oportunidad, no sólo para nosotros como padres, sino también para nuestros hijos. "Los horarios de nuestros maridos son un gran desafío. Porque un guardia trabaja 24 horas al día, 7 días a la semana".

Durante años, sólo los guardias con el rango de oficial podían casarse, debido a la limitada cantidad de apartamentos destinados a familias. Ahora esto ha cambiado con el Papa Francisco. 

JANIK
"El Papa ha permitido que los guardias puedan casarse después de cinco años de servicio. Antes había que llegar a cabo. Ahora todo el mundo puede casarse".

BRENDA
"Al Papa Francisco no le gustaba esta situación. Él quería cambiar las reglas. Y ya se han modificado. Ahora ya no hace falta ser cabo. Así, el éxito profesional y la vida privada no están tan ligados. Creo que es un cambio muy positivo".

Los maridos de Janik y Brenda comenzaron a trabajar aquí con Juan Pablo II. En cambio, Veronika solo lleva tres meses en el Vaticano. 

VERONIKA
"Mi vida cotidiana es muy parecida a la de antes. Los niños más grandes van a la escuela; luego hago tareas domésticas. Todo es como en Suiza. Voy de compras y cocino. También tenemos un perro con el que paseamos por los jardines".

Las esposas dicen que su día a día es normal, pero dentro del Vaticano. Los niños juegan juntos allí, pero salen del país más pequeño del mundo para ir a la escuela.

BRENDA
"Todos van a la escuela Suiza. Ir y volver del colegio obliga a los padres a hacer cosas juntos. Por suerte hemos recibido dos minibuses de una fundación suiza que apoya a los guardias. Los padres los conducimos por turnos".

JANIK
"Me dijeron que si tienes carné de conducir, tienes que conducir. Es una buena idea. Porque cuesta mucho encontrar un conductor y es más fácil que los padres nos turnemos para conducir".

Los padres han formado una comunidad muy unida. La Guardia Suiza protege al Papa todos los días, y sus familias lo ven, al menos, una vez al año, en torno la ceremonia de juramento. Esta ceremonia se celebra el 6 de mayo. Ese día, llegan nuevos reclutas al ejército que protege al Santo Padre.