Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Guerra civil en Sudán del Sur no impide celebrar la ordenación de un nuevo obispo en Malakal


En Malakal, Sudán del Sur, corría el año 2015 cuando la Unión Africana denunció que allí se cometieron crímenes contra la humanidad como el canibalismo forzado. Un año después este lugar fue el escenario de un brutal ataque contra una base de la ONU que se saldó con 18 muertos y 40 heridos. 

Por eso no es de extrañar que en una región así se celebre por todo lo alto la llegada de un nuevo obispo tras 10 años de sede vacante. Su nombre es Stephen Ador Mojwok, el hasta ahora vicario general de la diócesis. 

En su homilía subrayó la necesidad de poner fin a la violencia con gestos fuertes y concretos. Sudán del Sur lleva desde 2013 inmersa en una interminable guerra civil que ya ha dejado más de 400.000 víctimas mortales.

MONS. STEPHEN N. ADOR MOJWOK
Obispo de Malakal (Sudán del Sur)
Si queréis que haya paz en Sudán del Sur tenemos que empezar a abrazarnos. Y si empezamos a abrazarnos, a amarnos, a quitarnos de encima todo el odio, ni siquiera necesitaremos que Salva Kiir Mayardit, nuestro Presidente, o Riek Machar o cualquier otro grupo firmen la paz porque podemos firmar la paz aquí y ahora a través de amarnos los unos a los otros, a través de unirnos como un solo pueblo.

El recién ordenado obispo se refería a los líderes a quienes Francisco, con la respiración entrecortada, besó los pies para implorar la paz. Fue un sorprendente encuentro que tuvo lugar en Roma en el pasado mes de abril. 

En septiembre de 2018 los líderes habían firmado un infructífero acuerdo de paz y se espera que en los próximos meses puedan impulsar otro pacto más sólido.