Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Michael Czerny, un hijo de emigrantes, que ayuda a los emigrantes


Uno de los nuevos cardenales es el jesuita Michael Czerny. Nació en la antigua Checoslovaquia, pero cuando tenía dos años sus padres se lo llevaron a Canadá. 

Es un emigrante que ahora se ocupa del dicasterio de los emigrantes. 

Su cruz cardenalicia está hecha con restos de un barco utilizado por migrantes para cruzar el Mediterráneo y llegar a Europa. Una cruz de madera, como la de Jesús. 

CARD. MICHAEL CZERNY
“Porque así murió Jesús y así muere sigue muriendo hoy. Entonces la cruz nos dice un ejemplo de cómo él muere, pero también resucita”.

El cardenal tiene 73 años. Es jesuita desde los 17, y sacerdote desde los 27. Ha sido vicerrector de una universidad en El Salvador; y ha dirigido la Red Jesuita Africana sobre el SIDA en Kenia. 

Desde 1992 hasta 2002 coordinó las iniciativas sociales de los jesuitas en todo el mundo. 

CARD. MICHAEL CZERNY
“Tuve la suerte de ir en Montreal a un colegio jesuita muy bueno. Admiraba a los jesuitas que enseñaban allí. Dije que me gustaría vivir como ellos, servir a Dios y a las personas. Desarrollar mis talentos para hacer el bien. Y por eso me hice jesuita”.

Soñaba con ser profesor de Teología o Filosofía, pero Dios tenía otros planes para él. 

Desde hace años es uno de los grandes apoyos del Papa Francisco en la protección del medio ambiente y en la búsqueda de medidas para atender a los emigrantes. 

Ahora como cardenal, llevará esas preocupaciones al resto del mundo. 

Javier Martínez-Brocal