Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Ser discípulo es una llamada a ser mediadores, no un premio


Francisco salió con el papamóvil con 20 minutos de antelación al horario previsto. Como siempre subió a un grupo de niños a disfrutar de un paseo único que terminó con el saludo a este grupo de Indonesia que lo esperaba con entusiasmo en primera fila.

Durante la catequesis reflexionó sobre un hecho que cambió el futuro de la Iglesia. Recordó el momento en el que los apóstoles empezaron a predicar el Evangelio a los no judíos. 

Francisco explicó que gracias a este episodio la Iglesia comprendió mejor que la pureza de una persona no depende de su procedencia sino de su corazón.

FRANCISCO
Es necesario mirar la intención del corazón, porque sólo de dentro, del corazón, nace la impureza.

El Papa explicó que descubrir esta realidad fue fundamental para que Pedro no cediera al estupor que generó su predicación a los paganos en la primera comunidad cristiana. 

FRANCISCO
Cuando la comunidad se escandaliza por la familiaridad del apóstol con los gentiles, Pedro no se amilana, porque es consciente que ser discípulos no es un mérito sino una llamada para ser mediadores, puentes que faciliten el encuentro de Dios con los hombres.

Al final de la ceremonia el Papa recordó que tal día como hoy hace 41 años fue elegido pontífice Juan Pablo II.

Javier Romero