Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Tres ideas clave de la carta del Papa sobre el pesebre


En su nuevo documento papal, la carta “Admirabile signum”, el Papa envía tres mensajes clave a los cristianos.

1.- QUE NO SE PIERDA LA TRADICIÓN

El primero es una fuerte invitación a que esta tradición de poner el pesebre “nunca se debilite”. Es más, Francisco confía en que “sea descubierta de nuevo y revitalizada” en los lugares donde hubiera caído en desuso. También es muy favorable a que el pesebre no se limite solo al hogar sino que se coloque en lugares de trabajo, escuelas, plazas, hospitales o incluso cárceles.

2.- EVANGELIZACIÓN

El Papa recuerda el efecto positivo que tuvo el primer pesebre de la historia, el que hizo San Francisco en el siglo XIII. Rememora lo que dicen los cronistas de la época: que tras contemplar el pesebre en la gruta de Greccio la gente regresó a sus casas “colmados de alegría”. De este modo el pontífice subrayó cómo San Francisco hizo “una gran obra de evangelización con la sencillez de aquel signo”.

3.- EL MENSAJE DE LA NAVIDAD

Durante el resto de la carta el Papa reflexiona sobre qué mensajes transmite el pesebre a cada cristiano en particular. Ofrece una pequeña meditación sobre algunas escenas clave de la Navidad. Por ejemplo, para decir que cada cristiano está llamado a predicar el Evangelio recuerda la llegada de los magos o de los pastores. 

Francisco muestra cómo es bueno contemplar el pesebre para entender mejor el estilo de Dios, un estilo que, dice, “aturde, porque parece imposible que Él renuncie a su gloria para hacerse hombre”.

Javier Romero