Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco bromea con mujer que lo llamaba para saludarlo


Francisco volvió a estar entre la gente después del incidente del 31 de diciembre, cuando el exceso de entusiasmo terminó provocando su enfado.

En esta ocasión el Papa también tuvo que gestionar exorbitantes muestras de afecto como la de esta religiosa que explotó de emoción al verlo pasar.

Sin embargo, esta vez el Papa reaccionó con ironía.

Tengo miedo. Tú me vas a morder. Tranquilícese. Yo te doy un beso pero usted esté tranquila. No muerdas. 

En ocasiones el exceso de entusiasmo puede jugar una mala pasada. En México, por ejemplo, provocó la caída del Papa sobre un enfermo en silla de ruedas.