Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Conejos, vacas, caballos... No faltaba ninguno en San Pedro en el día de San Antón


San Antonio Abad se celebra en todas partes, también en Roma. Los ganaderos no faltan a esta cita anual para traer a sus animales a ser bendecidos. Su presencia impresiona a peregrinos y turistas.

“Llegar al Vaticano y ver todos estos animales es hermoso, la verdad. No lo esperábamos Lo que más me gustó son los conejos. Se ven muy dulces, muy tiernos”.

“Vinimos ayer al Vaticano y mi mujer se enteró de que iban a traer animales aquí así que decidimos volver para verlos. Los conejos son grandes y las ovejas un poco diferentes a las de Australia”.

La organizadora de este evento en el Vaticano es la asociación Coldiretti, que agrupa a agricultores y ganaderos. Con esta ocasión advierte de que es peligroso dejar que este sector desaparezca en la economía de un país.

FABIO BONACCORSO
Asociación Coldiretti
“Recordemos siempre que cuando desaparece un establo, cuando un ganadero deja de hacer su trabajo, desaparece todo un sistema social y económico que mantiene el territorio, los terrenos, que da valor al paisaje y el ambiente”.

Los niños, sobre todo, fueron quienes más disfrutaron de esta visita. Algunos de ellos hicieron descubrimientos importantes.

AGATA
Profesora
“Es una gran oportunidad (para que los niños aprendan) porque en la ciudad los animales no se ven nunca Por ejemplo, a alguno le preguntamos quién hacía la leche y nos respondieron que el biberón”.

Los animales estuvieron presentes todo el día ante la plaza. Esperaban con ansia el momento culminante de la bendición impartida por el arcipreste de la basílica de San Pedro, el cardenal Angelo Comastri.

Javier Romero