Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“Nuestro diálogo entre cristianos es un modelo para el diálogo entre musulmanes”


Muchos recuerdan al obispo Munib Younan como el luterano que conmemoró junto al Papa los 500 años de la Reforma Protestante. 

Eso fue en Lund, Suecia, hace 4 años. Él era entonces presidente de la Federación Luterana Mundial.

Reconoce que ese gesto costó muchos insultos a los dos, pero que valió la pena para mostrar que el diálogo siempre es posible. 

MUNIB YOUNAN
Ex presidente, Federación Luterana Mundial
“El encuentro de Lund supuso un impulso muy positivo no solo para luteranos y católicos, sino para todo el movimiento ecuménico”.
“Si la gente ve que hay unidad entre nosotros, seguirán nuestros pasos. Si ven que nos peleamos, se apartarán de nosotros”.

Uno de esos frutos se recogió meses después, en 2017, cuando calvinistas, anglicanos y presbiterianos aceptaron también la declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación. 

Munib Younan dice que los efectos positivos del diálogo entre protestantes y católicos no se limitan a los cristianos, pues es una fuerza contagiosa para otras religiones. 

MUNIB YOUNAN
Ex presidente, Federación Luterana Mundial
“Lo dijo mi buen amigo Mohammad Sammak, uno de los musulmanes que impulsan el diálogo. Escribió: 'Como musulmanes, tenemos que aprender de los luteranos y católicos, cómo reconciliarnos entre chiítas y sunitas, y no seguir enfrentados otros 500 años”.

Recuerda que una de las misiones de cada religión es educar para la convivencia entre personas diferentes. Por eso, dice que el extremismo es uno de los grandes enemigos. 

Ahora está retirado, pero vive en Jerusalén y viaja por todo el mundo recordando este mensaje.