Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Ante el coronavirus, el Papa rezó el Ángelus desde el interior de su biblioteca


Por primera vez en su pontificado, Francisco rezó el Ángelus via streaming desde el interior del Palacio Apostólico, como medida preventiva contra la propagación del coronavirus.

FRANCISCO
Es un poco extraño, rezar el Ángelus hoy, con el Papa "enjaulado" en la biblioteca. Sin embargo, los veo. Estoy cerca de ustedes.

A través de las pantallas, el Papa vio a un grupo de peregrinos en la plaza con una pancarta que decía: "Por los olvidados de Idlib", la ciudad siria de la que los civiles huyen debido a la violencia.

FRANCISCO
No debemos apartar la mirada de esta crisis humanitaria. Más bien, debemos priorizarla por encima de cualquier otro interés. Recemos por estas personas, nuestros hermanos y hermanas, que tanto sufren en el noroeste de Siria, en la ciudad de Idlib.

Reflexionando sobre la Transfiguración de Jesús, Francisco dijo que el amor de Cristo no tiene medida, sino que se da libremente. Recordó a los cristianos su llamado a estar cerca de Él y ser testigos de la caridad.

FRANCISCO
Ser testigos de Cristo es un regalo que no merecemos. Nos sentimos indignos, pero no podemos dar un paso atrás usando nuestra incapacidad como excusa.

En medio de las medidas preventivas por el coronavirus, el Papa no pudo resistirse y salir a saludar desde la ventana a los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

Claudia Torres
Traducción: Daniel Díaz Vizzi