Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Ángelus: Papa convoca un padrenuestro global y dará bendición Urbi et Orbi el viernes


El Papa rezó el ángelus desde su biblioteca, con motivo del coronavirus. Allí anunció dos importantes iniciativas para esta semana.  

La primera será el miércoles a mediodía. Ha pedido a todos los cristianos que a esa hora recen a la vez un padrenuestro por el fin de la pandemia. 

FRANCISCO
Invito a todos a rezar el padrenuestro muchas veces al día, pero, invito a que juntos recemos el padrenuestro el próximo miércoles 25 de marzo a mediodía, todos juntos.

También convocó otro evento extraordinario: impartirá una bendición Urbi et Orbi, reservada para circunstancias especiales. Será el viernes 27 de marzo a las 6 de la tarde, hora de Roma, en una plaza vacía de San Pedro.

FRANCISCO
Ya desde ahora os invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el que al final daré la bendición Urbi et Orbi, que incluye la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.

El Papa también reflexionó sobre el Evangelio del domingo, la historia del ciego curado por Jesús. El Papa se centró en el tema de la luz. 

FRANCISCO
Ese recorrido de iluminación es una metáfora del camino de liberación del pecado al que estamos llamados. El pecado es como un velo oscuro que cubre nuestro rostro.

El Papa dijo que el perdón y la misericordia de Dios destruyen la oscuridad en el mundo y traen una nueva luz. Recordó que en Cuaresma, los cristianos tienen tiempo para acercarse a Cristo y experimentar esta misericordia. 

Cuando concluyó la oración, se asomó unos instantes a la ventana desde la que suele rezar el Ángelus y bendijo una plaza de San Pedro vacía. Un gesto de cercanía en medio de la pandemia. 

Melissa Butz / Javier Martínez-Brocal