Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Obispos de EE.UU. se pronuncian contra el racismo y las protestas violentas


Tras la muerte de George Floyd en Minneapolis, los obispos católicos de EE.UU. alzaron la voz contra el racismo y contra las protestas violentas.

El presidente del comité contra el racismo de la conferencia episcopal dijo en nombre de los obispos que el racismo "es un peligro real y presente que debe ser afrontado directamente".

OBISPO SHELTON FABRE
Presidente del Comité Especial contra el Racismo
“Estamos destrozados, asqueados e indignados al ver otro video de un hombre afroamericano asesinado ante nuestros ojos”. “Como miembros de la Iglesia, debemos apoyar acciones difíciles correctas y justas, en lugar del fácil error de la indiferencia. No podemos hacer la vista gorda ante estas atrocidades y a la vez profesar el respeto a cada vida humana”.

El obispo dijo que los prelados “abogan por protestas pacíficas y no violentas, [y] apoyan con fervor a las comunidades que están comprensiblemente indignadas. Demasiadas comunidades de este país sienten que sus voces no son escuchadas, y que sus quejas sobre trato racista no son atendidas”.

El presidente de los obispos, José Gómez también condenó el "insensato y brutal" asesinato de George Floyd.

En una declaración escrita, expresó su cercanía a su familia y prometió sus oraciones.

Añade que "la crueldad y la violencia" que sufrió George Floyd "no reflejan la actitud de la mayoría de los hombres y mujeres de bien que trabajan para hacer aplicar la ley".

Pero pidió un cambio duradero en la sociedad, que, dijo, no se consigue con la violencia autodestructiva vista en muchas partes del país, sino “eliminando el racismo y el odio de los corazones".

Melissa Butz y Claudia Torres 

Traducción: Javier Martínez-Brocal