Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“En Siria la gente prefiere morir por coronavirus antes que de hambre”


Firas Lutfi es un fraile franciscano que forma parte de la Custodia de Tierra Santa y vivió en Alepo antes y durante la guerra de Siria.

Durante este encuentro online organizado por Rome Reports Premium y Stand Together recordó aquellos duros momentos bajo las bombas y la experiencia de persecución que han vivido los cristianos sirios.

ANTONIO OLIVIE
CEO, Rome Reports
“Nos interesa hablar de los cristianos que son perseguidos. Se habla poco de este problema y es importante, por lo que nosotros decidimos comprometernos con él”.

MELISSA BUTZ
Senior Correspondent, Rome Reports
“Estamos en el 10º año de la guerra en Siria. ¿Podría contarnos cómo fue su experiencia allí?”.

FRAY FIRAS LUTFI
Franciscano, Custodia de Tierra Santa
“Antes de la guerra, el número de cristianos era de 2 millones, el 8% de toda la población. Ahora no lo sé. No tenemos datos exactos de cuántos cristianos hay ahora. Pero puedo aseguraros que, desgraciadamente, más de la mitad han dejado el país”.

El hermano Firas Lutfi explicó que, aunque el coronavirus no ha afectado a mucha gente en Siria, el confinamiento está agravando la precariedad y la pobreza.

FRAY FIRAS LUTFI
Franciscano, Custodia de Tierra Santa
“Llamé un día a un amigo para preguntarle cómo estaba. Me dijo: Prefiero morir de coronavirus que de hambre. No puedo ver a mis hijos morir delante de mí, sin que yo pueda hacer nada”.

El hermano Firas subraya que los franciscanos nunca abandonarán a los cristianos de esa tierra, pase lo que pase, una región que es la cuna de la fe. El francisco espera que tanto la comunidad internacional como el resto de cristianos, se impliquen más en la resolución de un problema que está destrozando las vidas de millones de personas.

Melissa Butz

Traducción: Javier Romero