Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Escuelas católicas cierran, y tienen la culpa las crisis económica y de fe


El número de alumnos de colegios privados en EE.UU. lleva 20 años bajando, por motivos económicos. La situación era difícil, pero ahora, con el coronavirus, muchos colegios privados de EE.UU. están cerrando. 

La Asociación Nacional de Educación Católica (NCEA) analiza la situación actual. Colaboran con profesores para que puedan enseñar a sus alumnos una perspectiva católica de la realidad. 

DALE MCDONALD
Directora de Investigación Educativa, NCEA
“Muchas familias de ingresos medios ya no pueden pagar la matrícula, que cuesta unos 5.000 dólares para estudiantes de primaria y más de 12.000 para los de secundaria”.

Quienes se van son familias que no ganan lo suficiente para pagar la matrícula, pero ganan demasiado para tener derecho a ayudas. Además, los colegios también tienen dificultades y no pueden rebajar la matrícula. 

En Italia, el coronavirus ha provocado también el cierre de 66 escuelas privadas. El Instituto Highlands de Roma, dice que desde hace 10 años cada curso tiene más alumnos, pero que este año ya no es así. 

P. JESÚS PARREÑO, LC
Director, Highlands Institute (Roma)
“Gracias a Dios, no cerraremos. Gracias a Dios, tenemos una estructura consolidada que nos permitirá abrir el año que viene, pero con gran sufrimiento, con gran sacrificio, sufriendo un impacto muy fuerte en el recibimiento del colegio”.

El problema no es sólo económico. Tiene que ver también con la crisis de la fe de los matrimonios. Algunas familias no consideran necesario que sus hijos reciban educación religiosa.

P. JESÚS PARREÑO, LC
Director, Highlands Institute (Roma)
“Es una situación de fe, efectivamente. Como hay menos vocaciones y habrá menos colegios católicos, hay menos familias católicas, que después también vendrán a los colegios”.

DALE MCDONALD
Directora de Investigación Educativa, NCEA
“Hay un problema pastoral, porque menos del 25% de las familias que se definen católicas van regularmente a la iglesia. Si las familias no van a misa, no entenderán el valor de la educación católica y lo que esta puede aportar a sus hijos”.

Las escuelas católicas también interesan a estudiantes no religiosos. Dale McDonald dice que estos alumnos son casi el 25% del total. También en Italia el Instituto Highlands recibe a muchos alumnos de otras religiones. 

P. JESÚS PARREÑO, LC
Director, Highlands Institute (Roma)
“Los colegios católicos también los buscan familias que no son católicas porque hay una formación que no la encuentran en otros lugares. La Iglesia, desde que nace, ha sido maestra en educación, entonces tenemos un don.”

DALE MCDONALD
Directora de Investigación Educativa, NCEA
“En nuestras escuelas católicas, los niños aprenden la autodisciplina, la generosidad, la inclusión y la cooperación con los demás. Aprenden a respetar las opiniones de los demás y a promover la tolerancia social y política”.

Las escuelas católicas acercan a sus alumnos a muchos ámbitos de la sociedad, también con programas de servicio social, para ayudarles a concienciarse y a construir un mundo mejor. Justo lo que el Papa Francisco presenta como una educación inspirada en la fe.

Melissa Butz

Traducido por: JMB