Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Joven fallecido por tumor cerebral, propuesto como ejemplo de vida cristiana


El italiano Matteo Farina falleció en 2009 a causa de un tumor cerebral, y el Papa Francisco lo ha declarado "venerable".

Tenía solo 18 años, pero dejó un legado que podría ser recordado para siempre.

Su proceso de beatificación comenzó en 2014 tras reunir testimonios muchos que lo conocieron. El padre Claudio Cenacchi fue el encargado de dirigir el proceso diocesano. 

CLAUDIO CENACCHI
Encargado del proceso diocesano
“Matteo vivió una fe adulta. La madurez de la fe se nota principalmente en tres aspectos: El tiempo dedicado a la oración, dónde se pone el dinero y cómo se habla de las personas ausentes”.

Claudio Cenacchi dice que Matteo Farina vivió como un héroe esos tres aspectos, algo que muchos adultos aún no han alcanzado. 

Muchos recuerdan la valentía con la que afrontó su dolorosa enfermedad. 

AMIGA DE MATTEO
“Durante la enfermedad nunca preguntó, '¿Por qué yo?' Luchó con gran valentía. Después de tres operaciones en Alemania, se preparó para el examen de graduación. Pero no llegó a presentarse porque falleció el 24 de abril de 2009".

Después de analizar su vida, el sacerdote Claudio Cenacchi dice que, si un día es nombrado santo, podría ser patrón de los evangelizadores. 

CLAUDIO CENACCHI
Encargado del proceso diocesano
"Tenía un deseo enorme de que otros conocieran a Jesús y lo amaran. Quería difundir el Evangelio en su ciudad, donde vivía, en la escuela, con sus amigos y su familia."

Su hermana Erika y su novia Serena, testificaron cómo vivió su vida con caridad y con Cristo en el centro.

El recuerdo de Matteo Farina no sólo permanece en su tierra natal, en el sur de Italia, sino que se está extendiendo por todo el mundo. Así que los que lo conocieron esperan verlo muy pronto en los altares.

Melissa Butz

Traducción: Daniel Díaz Vizzi