Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La otra Piedad de Miguel Ángel recupera su esplendor tras una delicada restauración


Ha sido necesario utilizar una mezcla especial de agua caliente desionizada para limpiar en profundidad el polvo acumulado en las grietas y pequeñas hendiduras de la piedra. Cada zona ha sido restaurada con un tratamiento específico después de un detallado diagnóstico de daños. El esfuerzo ha merecido la pena.

Es la otra Piedad de Miguel Ángel, no la más conocida, pero sí quizás la más personal. Se trata de una obra de la vejez, pues el artista la esculpió con casi 80 años. 

Miguel Ángel la estaba preparando para su tumba en una iglesia de Roma. Quizá por eso modeló su propio rostro en el conjunto. Ese deseo nunca se materializó y el genio abandonó la obra. Incluso trató de destruirla, pero uno de sus sirvientes la rescató.

En la escultura vemos a Nicodemo sosteniendo el cuerpo de Cristo. Sus rasgos son los de Miguel Ángel. El cuerpo del crucificado también reposa sobre la Virgen María. Les acompaña en este descendimiento María Magdalena.

El Museo dell'Opera del Duomo en Florencia presenta ahora el resultado de esta restauración de la llamada Piedad Florentina o Piedad Bandini. Las tareas de limpieza comenzaron el año pasado, pero tuvieron que suspenderse por la pandemia. 

Los trabajos se retomaron tan pronto como fue posible y este es el resultado, un mármol de Carrara casi tan resplandeciente como el que modeló Miguel Ángel entre 1547 y 1555.