Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Angelo Becciu: Soy inocente. Espero que se aclare el equívoco


El cardenal Angelo Becciu niega haber cometido cualquier delito y niega haber intentado que su familia se enriqueciera. 

CARD. ANGELO BECCIU
“Hasta ayer a las 6:02 de la tarde yo creía que era amigo del Papa, un fiel ejecutor de lo que me pedía. Pero él me convocó y me dijo que ya no confía en mí. No confía en mí porque los magistrados le dijeron que cometí el delito de peculado”.

Durante la que iba a ser una reunión de trabajo, el Papa le explicó las acusaciones y le pidió que se dimitiera. Un tenso encuentro de 20 minutos. 

CARD. ANGELO BECCIU
“Dijo que cuando era sustituto de la Secretaría de Estado, autoricé la donación de 100 mil euros a la Cáritas de Oziero, y que supuestamente esos 100 mil euros habrían sido transferidos a una cooperativa que preside mi hermano. O sea, que habría usado esos fondos para una finalidad distinta para favorecer a mi hermano”.

Como número de 3 del Vaticano, podía autorizar ayudas sociales. Esta le pareció correcta porque era para un proyecto de creación de empleo en una de las zonas más pobres de Italia. 

Niega que el dinero fuera para su hermano y explica que la diócesis aún no lo ha utilizado. 

CARD. ANGELO BECCIU
“No sé si es conflicto de intereses... Sí, claro, habría sido mejor si no los hubiera dado. Pero estaba ayudando a la diócesis, no a mi hermano. Esos 100 mil euros eran de la diócesis”.
“Que el Santo Padre juzgue todo esto. Espero que tarde o temprano se dé cuenta de que ha habido un gran malentendido”.

Técnicamente, Angelo Becciu es cardenal, pero ha perdido los derechos y deberes de su condición. Por ejemplo, no puede participar en un eventual cónclave.

Asegura que la dimisión no tiene nada que ver con la opaca inversión en un edificio de Londres con fondos de la Secretaría de Estado. 

El Vaticano aún no ha dado su versión. El comunicado de prensa de este jueves a última hora sencillamente comunicaba la medida. 

Su dimisión ha sido saludada por el cardenal George Pell, que la enmarca dentro de la operación del Papa de limpieza de las finanzas del Vaticano. 

Javier Martínez-Brocal