Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Las 3 claves del Papa Francisco en la lucha contra la pena de muerte


Cada 10 de octubre es una jornada dedicada a la reflexión sobre la abolición de la pena de muerte, una condena a la que el Papa Francisco ha catalogado de inadmisible.

LA PENA DE MUERTE ES INADMISIBLE

Sobre este punto, en 2018, Francisco autorizó una modificación del Catecismo de la Iglesia Católica.

En su punto 2267, el Catecismo aseguraba que la Iglesia no excluye “el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas”. Aunque ese punto del Catecismo reconocía que estos casos suceden “rara vez”, legitimaba la aplicación de este “medio admisible aunque extremo para la tutela del bien común”. A partir de ahora, la Iglesia católica no admite la pena de muerte en ningún caso.

FRANCISCO
“Por muy grave que sea el delito cometido, la pena de muerte es inadmisible porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

COMPROMISO DE LA IGLESIA

En la misma línea, en su más reciente encíclica, “Fratelli Tutti”, Francisco dedica 6 puntos a la pena de muerte. Deja claro que:

“No es posible pensar en una marcha atrás con respecto a esta postura. Hoy decimos con claridad que «la pena de muerte es inadmisible» (...)”. (Fratelli Tutti, 263).

El Papa dice que es una lucha de toda la sociedad que, además de pasar por la abolición de la pena de muerte, es un llamado a la mejora de las condiciones carcelarias. Y define a la cadena perpetua como una pena de muerte oculta.

CADA VIDA ES SAGRADA

En 2015, Francisco se convirtió en el primer Papa en dar un discurso en el Congreso de Estados Unidos, desde el corazón institucional del país donde en la actualidad la pena de muerte está vigente en 29 estados, apoyó a los obispos estadounidenses en la lucha contra esta condena.

FRANCISCO
24 de septiembre, 2015 (Congreso EEUU)

“Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada”.

Recordó que una pena justa y necesaria nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación.

Según organizaciones internacionales en los últimos años se ha registrado un descenso de esta condena. En 2019, Amnistía Internacional registró 657 ejecuciones por pena de muerte en 20 países.


Daniel Díaz Vizzi