Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco y líderes de otras religiones participarán mañana en rezo por la paz


Será en el corazón de Roma, en su centro histórico, donde el Papa y otros líderes religiosos se reúnan para un encuentro por la paz.

El lugar elegido es el histórico Campidoglio, la plaza diseñada por Miguel Ángel, ante el ayuntamiento de Roma y frente a los museos capitolinos. El martes esa plaza hará de Roma la capital de la paz.

La ceremonia recordará encuentros por la paz con representantes de varias religiones, celebrados en Asís por Juan Pablo II, Benedicto XVI y también el Papa Francisco. 

La encargada de promover este evento es la Comunidad de San Egidio. El lema del encuentro será “Nadie se salva solo. Paz y Fraternidad”.

Entre los participantes estará el líder de la Iglesia ortodoxa, el patriarca ecuménico Bartolomé I, y el rabino jefe de Francia, Haïm Korsia. El representante musulmán será Mohamed Mahmoud Abdel Salam, secretario general del Alto Comité para la Fraternidad Humana.

Los cristianos, por ejemplo, en la basílica de Santa Maria in Ara Coeli. Los representantes de cada religión rezarán por su cuenta, cada uno en un lugar distinto. 

Después, todos se reunirán en el Campidoglio, donde también estará el presidente de Italia, Sergio Mattarella. 

Allí tendrá lugar el acto público final en el que permanecerán un minuto en silencio para recordar a las víctimas de todas las guerras y de la pandemia.


Christian Campos
Traducción: Javier Romero