Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Queman Iglesias en Santiago de Chile en medio de protestas


“Que la violencia no intimide nuestro anhelo de justicia para Chile”, con esta contundencia los obispos chilenos condenan estas impactantes imágenes.

El campanario de la parroquia de la Asunción de la Virgen María en la capital de Chile se desplomó en medio de las llamas. Y una escena similar se vivió en la iglesia institucional de Carabineros.

Estos hechos ocurrieron durante la manifestación por el primer aniversario de las protestas que sacudieron el país el año pasado, las más violentas desde el fin de la dictadura militar hace treinta años.

MONS. CELESTINO AÓS
Arzobispo de Santiago

“Ya hace un año sufrimos un estallido de violencia que nos causó tanto dolor personal, y tanta destrucción material que pensábamos habría sido una lección amarga y fuerte. Nos ha costado reconstruir las instalaciones, y ha exigido a los más empobrecidos sacrificios e incomodidades constantes; se les hizo la vida más penosa. Los pobres son los más perjudicados”.

Esta ola de violencia “en contra de las desigualdades sociales” ocurre días antes de que los chilenos acudan a las urnas, el próximo 25 de octubre, para votar sobre la viabilidad de una reforma constitucional.

En esta antesala, los obispos chilenos han expresado que estos grupos violentos contrastan con muchos otros que se han manifestado pacíficamente. Dicen que “la ciudadanía no se dejará intimidar por las amenazas de violencia, y concurrirá a cumplir con su responsabilidad cívica”.


Daniel Díaz Vizzi