Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Sin vida interior nos convertimos en superficiales, agitados, ansiosos


De nuevo las catequesis públicas de los miércoles volvieron a la Biblioteca del Palacio Apostólico. Francisco, recordó que hay que respetar escrupulosamente las directrices de las autoridades políticas y sanitarias, para evitar contagios. 

FRANCISCO
Ofrezcamos al Señor esta distancia entre nosotros por el bien de todos y pensemos en los enfermos, en quienes entran (en los hospitales) desahuciados. Pensemos en los médicos, los enfermeros, las enfermeras, en los voluntarios, en tanta gente que trabaja con enfermos en este momento, que arriesgan su vida pero lo hacen por amor, por su vocación, por el amor al prójimo. Recemos por ellos. Gracias.

En la catequesis retomó el tema de la oración de Jesús. Señaló cómo fue constante su búsqueda de espacios de soledad para dedicarse a rezar, incluso en los momentos de más éxito de su predicación.

FRANCISCO
La oración es el timón que guía la ruta de Jesús. Las etapas de su misión no las dictan los éxitos, el consenso o esa frase seductora: “todos te buscan”.

El Papa enumeró algunas de las características de la oración de Jesús. Entre ellas subrayó la de encontrar momentos de soledad para cultivar la interioridad y gestionar mejor las angustias y los problemas de la vida.

FRANCISCO
Sin vida interior nos hacemos superficiales, agitados, ansiosos. Cuánto mal nos hace la ansiedad. Por eso debemos acudir a la oración. Sin vida interior huimos de la realidad, y también huimos de nosotros mismos.

Al saludar a los peregrinos polacos que seguían la audiencia en streaming, el Papa alabó la iniciativa de oración “Rosario hasta los confines del Cielo”. Francisco dijo que espera que ese proyecto sirva para curar las heridas causadas por la pérdida de bebés no nacidos, el perdón de los pecados y la reconciliación.

Por último, no pasó por alto los recientes ataques terroristas en Francia y Austria, a los que calificó de sucesos “deplorables”.

Javier Romero