Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa retira a la Secretaría de Estado la gestión de fondos


Papa retira a la Secretaría de Estado la gestión de fondos

El Papa ha tomado una importante decisión en la reorganización de las finanzas del Vaticano. 

La comunicó con esta carta al cardenal Secretario de Estado del pasado 25 de agosto que hoy ha dado a conocer el Vaticano. 

Ahí le comunica que la Secretaría de Estado pierde el control de fondos económicos o financieros de la Santa Sede. 

Ahora pasarán al “APSA”, siglas del organismo que administra el patrimonio de la Santa Sede.

Francisco ha nombrado a tres altos cargos para que realicen esta transición antes de tres meses. Se trata del número tres del Vaticano, Edgar Peña Parra; del presidente del APSA, Nunzio Galantino; y del prefecto de la secretaría para la Economía, Juan Antonio Guerrero Alves. 

En la carta, el Papa pide al cardenal Parolin que la Secretaría de Estado “salga o elimine el peligro reputacional de las inversiones en Londres y del llamado Fondo Centurion”. 

Se refería a la operación de compra de un edificio en Londres, en la que los intermediarios han sacado millones de euros al Vaticano. 

En el Fondo Centurion la Secretaría de Estado invirtió al menos 70 millones de euros. El fondo desvió una parte a paraísos fiscales o a producir películas como la secuela de “Men in Black” o la biografía de Elton John. 

FRANCISCO
“El control riguroso de los gastos frena la tentación recurrente en quienes ocupan sus cargos políticos o administrativos, de gestionar los recursos de modo encubierto”.

A partir de ahora, la Secretaría de Estado deberá presentar un presupuesto anual como los demás departamentos del Vaticano, que será estudiado, eventualmente aprobado. 

Luego, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica entregará la cantidad presupuestada, y la Secretaría para la Economía verificará que se gastan como es debido. 

O sea, que todos los departamentos deberán dar cuentas de sus gastos y será más difícil que se malgaste el dinero del Vaticano. 

JMB