Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El homenaje del Papa a todas las abuelas del mundo


En medio de esta multitud en Bucarest, quizá para la mayoría pasó desapercibida, pero no para el Papa Francisco.

FRANCISCO
“Había una anciana, bastante anciana, abuela. En los brazos tenía a su nieto, de más o menos dos meses, no más. Cuando pasé me lo enseñó. Sonreía y lo hacía con una sonrisa de complicidad como diciéndome: “Mire, ahora puedo soñar!””.

La mujer de la que habla Francisco es esta abuela. Esta imagen sí la captó un fotógrafo, ya que el Papa quedó impactado por su simbolismo.

Y esta es ahora la imagen que Francisco regala a quien lo visita, como lo hizo con estos cardenales españoles.

CARD. CARLOS OSORO
Arzobispo de Madrid, España
“Habla de la necesidad de contar con los mayores y con el futuro. Y cómo el futuro lo hacen también los mayores. Este momento que estamos viviendo nos hace remitirnos a los que tienen una historia y remitirnos también a los que están comenzando esta historia hacia los cuales tenemos también una responsabilidad de dejarles bien las cosas”.

Con ella el Papa quiere recordar de nuevo la importancia del diálogo intergeneracional, del bien que los abuelos hacen a los nietos y viceversa.

FRANCISCO
“Por eso lo cuento. Los abuelos sueñan cuando los nietos van adelante. Y los nietos se arman de valor cuando toman las raíces de los abuelos”.

Muchas personas acudieron aquel primero de junio de 2019 a este encuentro para familias en Rumanía. Muchas eran abuelas y madres. Pero el Papa puso sus ojos en esta afable anciana, orgullosa de su nieto, como un símbolo para las generaciones venideras.