Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: Ante la tentación de ver lo que nos ha faltado, no olvidemos a quien nos ha ayudado


En la catequesis semanal el Papa habló de otro tipo de oración: la de acción de gracias. Para explicarla recordó el episodio del Evangelio de la curación de 10 leprosos. Solo 1 volvió para dar las gracias a Jesús.

FRANCISCO
Así nos muestra cómo el mundo puede dividirse en dos tipos de personas: los que dan gracias y los que creen que todo se les debe. La oración de acción de gracias nace precisamente de sentir que todo lo que tenemos es don, que estamos vivos, porque alguien nos ha querido antes incluso de que nosotros aprendiéramos a pensar, amar o desear.

Al mismo tiempo el Papa explicó que ese leproso que volvió para dar gracias a Jesús en realidad descubrió otra alegría más profunda: que Jesús lo amaba.

FRANCISCO
Y este es el punto central. Cuando das gracias, agradeces... exprimes la certeza de que eres amado. Y este es un paso grande. Tener la certeza de que somos amados.

Al terminar y despedirse de quienes seguían la audiencia en streaming, dejó este mensaje de fin de año.

FRANCISCO
Al final de este año difícil, quizás sentimos la tentación de ver, sobre todo, lo que no ha sido posible hacer y lo que nos ha faltado. Pero no olvidemos las muchas, innumerables razones por las que tenemos que dar gracias a Dios o a nuestros vecinos. Os deseo de corazón la alegría que nace del agradecimiento.

Así fue la última catequesis pública del Papa en 2020: en streaming y sin poder estar en contacto con los peregrinos. En los otros años esta audiencia estaría repleta de gente.

Javier Romero