Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La ciática de Francisco: un doloroso enemigo


Francisco fue elegido Papa con 76 años. Ahora tiene 84 y su salud es envidiable: en sus casi 8 años de pontificado ha realizado más de 30 viajes internacionales y soportado un intenso ritmo de trabajo.

Sin embargo, la edad es la edad. Y en julio de 2013 confesó que su peor recuerdo de los primeros meses de Papa fue un ataque de ciática.

FRANCISCO
28 julio, 2013
Lo peor, me perdone, que he pasado fue una ciática. ¡En serio! La tuve en mi primer mes (de Papa) porque para hacer las entrevistas me acomodaron en un sillón y me hizo daño. Es una ciática muy dolorosa, muy dolorosa. No deseo que nadie la sufra.

La ciática es un doloroso enemigo y a finales de 2020 reapareció con fuerza hasta el punto que el Vaticano anunció que Francisco no presidiría el “Te Deum” del 31 de diciembre y la misa del 1 de enero.

DR. VINCENZO SESSA
Centro Médico Parioli (Roma)
“La ciática es un dolor, a veces muy violento, que parte de la columna, en la zona lumbar y se puede difundir a lo largo de una de las dos piernas”. “Las causas pueden ser muchas pero su elemento común es que comprimen el nervio y este dolor se siente por toda la pierna”.

El doctor Vincenzo Sessa es especialista en la materia y explica que la primera fase de la ciática, la más dolorosa, es la que impide hacer cualquier movimiento. Señala que muchos ancianos la padecen a causa de la artrosis.

PROF. VINCENZO SESSA
Centro Médico Parioli
“Normalmente la fase aguda dura unos días... dos o tres. Después se mejora, aunque la recuperación puede durar 1, 2 ó 3 semanas”.

A pesar de la ciática el Papa sí que dirigió el rezo del Ángelus el 1 de enero. El dolor le impidió realizar ceremonias largas pero pareció sentirse con fuerzas para al menos desplazarse al Palacio Apostólico desde Santa Marta, aunque permaneció en pie in sin moverse.

Francisco sufre problemas de cadera, por lo que tiene dificultad en la movilidad de las piernas. En 2016, en Polonia, se tropezó durante una celebración, aunque sin consecuencias graves.

En 2015 su entonces portavoz, Federico Lombardi, había confirmado que recibe sesiones de fisioterapia.

Javier Romero