Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa reconoce las virtudes heroicas del científico Jérôme Lejeune


Papa Francisco ha declarado oficialmente que el descubridor del Síndrome de Down, Jérôme Lejeune, vivió las virtudes cristianas en grado heroico.

Además de ser un profesional brillante que compatibilizó su trabajo con la vida familiar. Estaba casado con Birthe Bringstead y tenía 5 hijos. Jérôme falleció en 1994 y Birthe en 2020.

BIRTHE LEJEUNE
Mujer de Jérôme Lejeune
“Mi marido era muy, muy católico pero discreto. No hacía grandes alardes de su fe. Rezaba, pero no era un hombre al que le gustara mostrarse así al público”.

Jérôme Lejeune tuvo que contemplar con enorme dolor cómo el descubrimiento de su vida era utilizado para provocar abortos. 

ELENA POSTIGO
Fundación Jérôme Lejeune
“Eso probablemente eso acentuó su lucha por la defensa de estas personas: Que su descubrimiento no fuera usado justamente con una finalidad contraria con la que él lo había hecho”.

Su defensa de la vida de los bebés con Síndrome de Down pudo haberle costado mucho profesionalmente. Algunos dicen que incluso perdió el Nobel de la Medicina. 

BIRTHE LEJEUNE
Mujer de Jérôme Lejeune
“Yo no lo sé. Muchas personas dijeron que fue así. Es imposible saber si una persona va a recibir el Nobel, pero por lo que escuché decir a otra gente, es probable que su postura sobre el aborto tuviera un impacto negativo en Suecia”.

Birthe Lejeune sí que recuerda que el haber denunciado el aborto cerró muchas puertas a su marido, aunque parece que le abrió otras: las del Cielo. Para ser beatificado, ahora los promotores de su causa deben presentar las pruebas de un milagro realizado por intercesión de Jérôme Lejeune. 

Javier Romero