Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Charles Bo sobre situación en Myanmar: Es la dictadura militar más brutal


El cardenal Charles Bo es uno de los pocos que está mostrando al mundo la dura represión del Ejército contra los manifestantes en Myanmar. Las protestas se desencadenaron tras el golpe de Estado que los militares dieron el 1 de febrero, derrocando el gobierno de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

Esta es una de las imágenes más impactantes que el cardenal ha hecho circular. La religiosa es Ann Rosa Nu Tawn. Suplicó a la policía que detuviera su ataque contra los manifestantes en la que se convirtió en una de las jornadas más sangrientas. Su valeroso gesto es una de las imágenes de las protestas en Myanmar.

El país está colapsado. Los enfrentamientos se cobraron la vida de unas 18 personas y una treintena de heridos, según la Oficina de los Derechos Humanos de la ONU. Hay más de 1.000 detenidos. La policía y el Ejército usan gases lacrimógenos, fuego real y balas de caucho para frenar las protestas.

“Esta no es la escena de una película. Esta es la realidad de Myanmar hoy en día”, denuncia el arzobispo de Yangon, el cardenal Charles Bo, en las redes sociales. Sus palabras contra la junta militar son muy duras: “Es gente joven que lucha contra el Ejército dictatorial más brutal”. El cardenal está usando las plataformas de Internet para pedir ayuda y paz con insistencia, aunque por el momento no hay indicios de que la situación vaya a mejorar en el país visitado por Francisco a finales de 2017.

Javier Romero