Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco envía videomensaje al pueblo iraquí horas antes del viaje


Queridos hermanos y hermanas de Irak. Paz a vosotros.

Con el saludo en árabe empezó el Papa el tradicional videomensaje que envía a los países a donde viajará pocas horas antes de tomar el avión. Francisco dedicó afectuosas palabras al pueblo iraquí al que espera ver a partir del viernes.

FRANCISCO
Todavía tenéis en los ojos las imágenes de casas destruidas, de iglesias profanadas, y en el corazón lleváis las heridas de los afectos que ya no están, de casas abandonadas. Querría llevaros la caricia afectuosa de toda la Iglesia, que está cerca de vosotros y del martirizado Oriente Medio y que os anima a seguir adelante.

Francisco dijo que viajará como peregrino penitente, para pedir a Dios consuelo a los corazones y que cure las heridas. Será también peregrino de fraternidad, para ayudar a que musulmanes, judíos y cristianos caminen juntos. Por último, dijo que será un peregrino de esperanza.

FRANCISCO
A vosotros, cristianos, musulmanes, a vosotros pueblos, como el pueblo yazidí, los yazidíes, que han sufrido mucho, mucho. A todos los hermanos, a todos. Ahora voy a vuestra tierra bendita y herida como peregrino de esperanza.

El viernes Francisco inicia uno de los viajes más peligrosos e intensos de su pontificado. Peligroso por la amenaza de la pandemia y el terrorismo. Intenso porque visitará a uno de los países más castigados por la violencia más cruel de las últimas décadas.

Javier Romero