Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El difícil reto de vacunar contra el COVID-19 a los países pobres


En su bendición Urbi et Orbi de Pascua, Francisco repitió la petición que en Navidad dirigió a todos los gobiernos del mundo.

FRANCISCO
Pido a toda la comunidad internacional un compromiso para superar los retrasos en la distribución (de vacunas) y que se compartan, especialmente con los países más pobres.

Para alcanzar este objetivo hay dos obstáculos muy grandes. El primero: conseguir que los países con recursos cedan vacunas a países que no tienen dinero para pagarlas. Para eso se creó el programa COVAX. 

Lo impulsan la Organización Mundial de la Salud y grandes fundaciones humanitarias. La idea es conseguir que se vacune la población sanitaria y la de riesgo en países en vías de desarrollo. 

El objetivo de Covax es distribuir 2.000 millones de dosis en 2021 en países en vías de desarrollo. Por ahora ha entregado solo 36 millones.

TEDROS ADHANOM GHEBREYESUS
Director General, OMS
“Sigue habiendo un grave problema de equidad y disponibilidad de vacunas. La semana pasada, hice una petición urgente a los países, que se comprometieron a guardar dosis para el programa COVAX

También pedí a los fabricantes de vacunas que ayuden a que los países puedan cumplir con lo prometido. Todos han escuchado pero no han prometido nada”.

La primera entrega de COVAX fue el 25 de febrero. Llevó 600 mil dosis a Ghana. 

Países como Reino Unido o Estados Unidos habían empezado la campaña de vacunación dos meses y medio antes, en la primera mitad de diciembre.

El segundo gran obstáculo para lo que el Papa llama “internacionalización de las vacunas” es la situación interna de los países pobres. 

Por ejemplo, República Democrática del Congo recibió el 3 de marzo un cargamento de vacunas. Ha pasado un mes y nadie las ha tocado.

Se debe a motivos como falta de personal sanitario o el pésimo estado de las carreteras. 

TEDROS ADHANOM GHEBREYESUS
Director General, OMS
“Sé que este es un momento difícil para muchos países, ya que los casos de coronavirus y los ingresos de pacientes en los hospitales están aumentando. Pero, precisamente, cuando los casos aumentan, es el momento más importante para compartir las vacunas de forma equitativa y proteger a los trabajadores sanitarios y a las comunidades de riesgo”.

La crisis del Covid19 es global. Y o se resuelve en todos los países, o no se resuelve.

Un desafío enorme, pero también una oportunidad para mejorar las infraestructuras y la calidad sanitaria en estos países. 

Javier Romero

UNIFEED