Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa inicia “maratón” de rosarios contra la pandemia


La basílica de San Pedro fue el escenario escogido por el Papa para iniciar un “maratón de oración” de un mes por el fin de la pandemia.

Cada día de mayo, un santuario distinto presidirá el rezo del rosario para pedir por el fin del covid19 y por sus víctimas.

Francisco dirigió el primer rosario de todos. Fue en la Capilla Gregoriana, en un lateral de San Pedro. Allí hay un icono del siglo VII de la Virgen del Socorro. Es una de las imágenes más antiguas de esta basílica.

Entre los asistentes se palpaba devoción y recogimiento. La oración fue sencilla y participaron varias familias.

Antes de concluir, Francisco pidió a la Virgen María por algunos de los grupos que más están sufriendo las consecuencias de la pandemia. Citó también algunas situaciones dramáticas provocadas por el aislamiento. Desde las mujeres más expuestas a los maltratos, pasando por la soledad de enfermos o ancianos. 

FRANCISCO
Virgen María, dirige a nosotros tus ojos misericordiosos en medio de esta pandemia de coronavirus y da consuelo a cuantos están perdidos y a cuantos lloran por sus seres queridos difuntos, enterrados a veces en un modo que hiere el alma.

El Papa también pidió protección para médicos y enfermeros, ayuda para superar la crisis económica y un cambio de ruta radical en el modo de invertir el dinero.

FRANCISCO
María Santísima. Toca las conciencias para que las ingentes sumas de dinero usadas para acrecentar y perfeccionar los armamentos, se usen, en cambio, para promover estudios adecuados para la prevención de similares catástrofes en el futuro.

Al terminar Francisco bendijo 30 rosarios. Estos irán a los santuarios desde donde cada día de mayo a las 6 de la tarde hora de Roma, rezarán esta oración que será retransmitida en streaming.

La iniciativa involucra y une a países de procedencias y culturas muy distintas. 

Es un himno a la unidad en la diversidad y un gesto de “fraternidad universal”, tal y como Francisco propuso en el tuit que publicó ese mismo día: 

“#RecemosJuntos el Rosario para afrontar juntos las pruebas de este tiempo y permanecer aún más unidos como familia espiritual”.

Javier Romero