Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Atentado a Juan Pablo II: “Fue un shock. Descubrimos que era vulnerable”


Nunca antes se había intentado asesinar a un Papa de este modo. En el Vaticano y ante una multitud. 

La corresponsal de Televisa, Valentina Alazraki, estaba en Roma por aquel entonces.

VALENTINA ALAZRAKI
Periodista
“Desde el punto de vista humano yo creo que fue un shock. Fue un trauma porque ahí descubrimos que el Papa era una persona vulnerable”.

Y desde el punto de vista profesional tuvo que afrontar el reto de llenar programación hasta que se supieran más detalles.

VALENTINA ALAZRAKI
Periodista
“Bueno, yo salí disparada, llegué a la Stampa Estera, la oficina de la Stampa Estera para coger un teléfono. En ese momento mi empresa, Televisa, abrió el canal, interrumpió todas las transmisiones y yo estuve 5 horas al aire con mi jefe Jacobo Zabludovsky, en esta transmisión especial en la que él no hacía más que preguntarme: '¿y cómo está el Papa?'. Y sabíamos que el Papa estaba en el quirófano por más de 5 horas pero no había Internet, no había celulares, no había tuits, no había nada”.

Y después de saber que había sobrevivido tocó seguir con la segunda parte de la historia: el Papa que se deja fotografiar en el hospital durante su convalecencia.

VALENTINA ALAZRAKI
Periodista
“Ahí descubrimos la inmensa humanidad de Juan Pablo II que quería que su vida fuera una caja de cristal y quería compartirlo a todos. Sus momentos buenos, momentos malos, alegrías y sufrimientos. Esa fue la primera imagen de lo que sería un largo Via Crucis que todos compartimos con él porque él lo quiso así”.

Juan Pablo II atribuyó su supervivencia al atentado a la intercesión de la Virgen de Fátima, pues ese día era 13 de mayo. De hecho, en la corona de esta advocación, que está en Portugal, descansa la bala que por por poco se cobra su vida. 

Javier Romero