Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Marx presenta su renuncia al Papa por mala gestión de abusos en Alemania


El 21 de mayo el cardenal Reinhard Marx, presentó su renuncia al Papa como arzobispo de Múnich y Frisinga, en Alemania. En una carta explica que el motivo es la gestión de los abusos sexuales en su país.

Reconoce “fallos a nivel personal” y que “algunos representantes de la Iglesia no quieren aceptar su parte de responsabilidad ni la culpa de la institución”, por lo que “rechazan cualquier tipo de reforma e innovación”.

Reinhard Marx tiene 67 años, por lo que podría seguir hasta los 75 desempeñando su cargo. Además es uno de los cardenales con más prestigio en Europa y uno de los principales colaboradores de Francisco.

Ante las polémicas resistencias contra el Papa que surgieron dentro de la Curia, el purpurado reaccionaba así.

CARD. REINHARD MARX
Miembro del consejo de Cardenales

“Está claro que tenemos discusiones dentro de la Iglesia. Son discusiones normales, tensiones y siempre será así. Pero en momentos como este también está claro que para nosotros como católicos la lealtad al Papa es sustancial”.


El cardenal Reinhard Marx ha acompañado las reformas impulsadas por el Papa en los últimos años. Sin embargo, considera que con respecto a los abusos en su país ha “permanecido silencioso, negligente o demasiado centrado en la reputación de la Iglesia”. Señala que la iglesia en su país está en crisis desde hace décadas y que es necesaria una renovación.

Dice que está dispuesto a asumir su responsabilidad y que pretende “enviar una señal personal para un nuevo comienzo, para un nuevo despertar de la Iglesia, y no solo en Alemania”.