Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Pell: Capellana de prisión era extraordinaria, incluso asesinos la respetaban


El cardenal George Pell pasó más de 400 días de prisión por una acusación que la Corte Suprema de Australia consideró más adelante insostenible. 

Ahora publica su segundo libro de memorias, en el que revela el respaldo que obtuvo de la capellana católica de su prisión. 

CARD. GEORGE PELL
Ex-Prefecto, Secretaría para la Economía
“La hermana Mary, la capellana, me traía la comunión una vez a la semana. Era siempre un alivio, una buena compañía, siempre animante. Entendía la vida en prisión. Era extraordinaria. Muy amable, una mujer formidable. Le confieso que incluso uno que era un asesino, le tenía mucho respeto. Eso dice mucho de ella”.

El cardenal experimentó allí la importancia del trabajo en la capellanía de la prisión, que requiere personas que vivan de forma especial la misericordia. 

CARD. GEORGE PELL
Ex-Prefecto, Secretaría para la Economía
“Es importante que nuestros capellanes sepan transmitir a los prisioneros que no están al servicio de los vigilantes, que no son parte del sistema. Son independientes, colaboradores. Pero intentan ayudar a los prisioneros. Y estaba clarísimo que ese era el papel de la hermana Mary”.

De aquellos días, el cardenal conserva el recuerdo de 4.000 cartas de apoyo que le llegaron de todas partes del mundo. No podía responder a todos, pero sí lo hacía cuando las escribían otros presos. Con uno de ellos, de larga condena, aún mantiene la correspondencia. 

CARD. GEORGE PELL
Ex-Prefecto, Secretaría para la Economía
“Me escribía con con frecuencia y yo le contestaba. No soy un gran escritor de cartas. De hecho, él se refería a mí como ‘George el lento’, porque siempre me excusaba por el retraso en las respuestas. Todavía le debo una carta”.

Durante su estancia en prisión en Australia no tenía acceso a internet y seguía las funciones religiosas por televisión, aunque fueran protestantes.

CARD. GEORGE PELL
Ex-Prefecto, Secretaría para la Economía
“Las canciones litúrgicas de la BBC son muy bonitas, sobre todo en los servicios dominicales. Normalmente eran ceremonias de iglesias anglicanas en Inglaterra. Además, estas piezas iban acompañadas por ejemplos de caridad cristiana. Era algo realmente alentador, me ayudaba a vivir con devoción los domingos”.

Un consuelo ecuménico en una etapa de reclusión muy dura, en régimen de aislamiento por una acusación infundada. 

Ahora, con la publicación del segundo volumen de su diario en prisión, lo recuerda con una sonrisa, gracias a Dios. 

Tienes la entrevista completa, en inglés original, en Rome Reports Premium. 

www.romereports.tv

AO